La Conquista Actual de la Revolución Industrial

DSCN3574

¿Hermoso huipil, no? Es uno de los estilos de moda ahora. En algunas partes de Guatemala, los monocromáticos están populares actualmente, entonces probablemente si viene de una área así, una mujer lo usaría con un corte con verdes también.

Judaica 2013 037

En el pasado, un huipil como este estaba tejido en un telar de cintura, con brocado sacado con los dedos de la tejedora, y podría tomar un par de meses tejerlo. En algunos lugares todavía es así.

Judaica 2013 038

 

 

 

 

 

 

 

 

Pero mientras la Revolución Industrial llegó a la playa de Norte América hace 200 años, para el traje tradicional está llegando a Guatemala ahora. El huipil verde no es un ejemplo de brocado tejido a mano sino de un huipil hecho con una máquina industrial, la que hace un bordado que parece como cruceta. Mire el lado adentro, con sus hilos blancos y una capa de pelium (piel de ángel) para apoyo.

DSCN3575

Este huipil estaba bordado por la máquina abajo, la cual puede hacer treinta cada veinte-cuatro horas. Esta máquina está en Totonicapan, pero hay muchas alrededor del país ahora.

DSCN3563

Hecho a mano este huipil cuesta Q. 600 – 800, más que el salario mínimo por una semana de trabajo, para alguien que tiene trabajo. Hecho con máquina se vende por menos de Q. 200.

Mientras la mayoría de gente ve esto por el lente de destrucción de la cultura, también se puede ver como un paralelo a Walmart. La gente que tiene suficiente recursos que no necesita hacer sus compras allí puede quejarse y gritar en contra de la tienda todo el tiempo, pero la gente que necesita, o quiere, los precios bajos son una legión, suficiente para hacer a Walmart la empresa de ventas por menor más grande en el mundo. Nosotros que podemos pagar por un huipil que toma meses para hacerlo podemos llorar todo lo que queramos, y vamos a hacerlo. Pero hay mujeres que no pueden pagar el costo de comprar o tejer el traje tradicional, su pobreza elimina esta parte de su propia expresión cultural. Ellas han dejado de usarlo, y sus corazones estaban rotos. Ahora, gracias a las mismas máquinas que hacen ropa para todos  nosotros, ellas pueden nuevamente vestir como su comunidad, sentirse más en casa.

DSCN3874
Huipiles de San Juan Cotzal en venta en Chichicastenango. Por lo menos algunos están allí porque sus dueñas quieren dinero para hacer nuevos, en colores nuevos. 

Y no es solo un asunto de pobreza. Hay mujeres a quienes les gusta lo nuevo, la variedad de colores y diseños disponibles, la tela más ligera (hay más calor acá cada año, de verdad), y tener varios huipiles en su closet de los que puede escoger. ¿Necesito hacer notar que la señorita en la foto, tejiendo el huipil, no está vistiendo traje tradicional?

Esto no es el fin de los tejidos mayas, pero sí está teniendo un fuerte impacto. Entonces para nosotros que queremos que las tejedoras sigan tejiendo, ¿qué hacemos? ¡Apoyarlas! No podemos parar “el progreso”, las máquinas están acá y no van a salir. Pero nosotros podemos dar valor a los textiles hechos a mano, tejido, brocado, bordado, todos, en Guatemala y en todo el mundo. Cuando llegue al mercado, no negocie el precio  lo más bajo posible. Negociar es esperado y ellos planifican para eso, entonces sí, hágalo hasta un punto. Pero no importa que tan alto es el precio para empezar, es poco comparado con lo que costaría si era hecho por una artesana en un país desarrollado – si ella podría hacer un trabajo equivalente.  Tanto como en el precio, enfoque una conversación sobre las piezas que le interesan. Pregunte de dónde viene, quién la tejió, cuánto tiempo tomó, cómo consiguió los materiales, cuándo estaba de moda (todo cambia más rápido de lo que la mayoría de gente piensa – los huipiles arriba estaban la moda hace cinco años, y ahora están afuera), qué significan los símbolos, cómo se usa, y cualquier otra cosa que pueda pensar. Muestre que importa, porque sí, importa. Y no se detenga  después de la segunda pregunta y respuesta, que casi siempre es, ”Mi madre lo hizo.” Un nivel de interés de 30 segundos vale una respuesta de 30 segundos. Edúquese antes de llegar, y más cuando llegue.

scarves, handwoven and not

Aquí es una colección de bufandas que son demasiado común ahora. De aquellas arriba,  mitad son hecho a mano, mitad son industriales importadas, sin una etiqueta que lo diga. ¿Usted sabe cuál es cuál? Unas pistas: las barbas elegantes son amarrados a mano al final de las chalinas tejidas a mano, probablemente con telar de pie. Las amarillo y verde con árboles etc. – son jaspe, probablemente tejido con telar de cintura. Las demás, de las cuales se puede ver muchas ahora, son comerciales – la rosada, negro/blanco, anaranjada/azul-gris, y la del lado derecho con ladrillo y flores.

Si todo esto le importa, aprenda todo lo que pueda, no sólo sobre la política pero sobre los textiles. Después busque maneras para expresar su preocupación, para compartir con los artesanos haciendo el trabajo y viviendo la vida que alguien de afuera piensa que vale. Sea tan creativa como quiere que ellas sean. Por mi parte, mi intención es hacer todo que puedo en el proceso de educación, escribir cualquier cosa que creo que ayuda alguien para entender más. Y doy la bienvenida a todas las preguntas, así que siéntase libre de preguntar. (No siempre sé las respuestas, pero hago todo que puedo para averiguar.)

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s