Tradición, o Lee’s Surrender – Y Mio

¿Sabe cómo puede pedir ayuda de Dios pero a veces llega en una forma tan inesperada que no lo reconoce? Este ya pasó conmigo. Es parte de una historia mucho más larga, pero porque los blogs deberían estar cortos, voy a compartir un sólo capítulo, y esto en breve.

Thrums Books honra y celebra las culturas y artesanas tradicionales de todo el mundo.

En las últimas semanas, como siempre, he leído varios libros, blogs, y artículos sobre tradiciones culturales, especialmente en el mundo de textiles. He leído otra vez y otra vez sobre como las mamás enseñaron sus hijas, o papás sus hijos, en Guatemala, como con los Navajos, en países de las Américas, de Asia o África, Oceanía, de hecho en todo el mundo. Esto pasó en los Estados Unidos y Canadá también, pero hace 200 años, no hoy mismo.

Mi mamá Louise Green y su telar, temprano en los 1970s. Foto tomado por mi hermana, Dianne Boons.

Aquí ahora quiero hablar de mi propia vida como tejedora y tradición. Mi mamá era una tejedora, pero no me enseñó. Ella no descubrió telares hasta que yo estaba afuera de la casa, estudiando en la universidad lejos de mis padres. En fin, sí, es mi mamá que era responsable que soy una tejedora, pero ella nunca era mi maestra, y seguro tejer no era parte de mí tradición personal. Además, yo crecí a más de 1,000 kilómetros de mis abuelas y abuelos, tías y tíos, primas y primos, de toda mi familia extendida, entonces tradiciones familiares no eran parte de mi vida tampoco. La verdad es que aparte del Día de Acción de Gracias nunca he tenido mucho sentido de tradición y lo que significa en la vida de una.

Inspiración es otra cosa. Ideas nuevas, perspectivas diferentes, esas eran las tortillas de nuestra vida cotidiana. Entonces siempre estoy escuchando cuando una artista o artesana dice que toma su inspiración del arte de otras culturas. Qué bueno.

Una tejedora con telar de cintura, San Gaspar Chajul, Quiché, 2014.

Entonces aquí estoy, viviendo en una de las culturas de textiles más importante y hermosa en el mundo, totalmente basado en tradición, y en cualquier momento alguien va a preguntarme cómo los tejidos, los colores y diseños y la belleza de Guatemala, han afectado mi trabajo, mis tejidos. He estado acá 18 años, y hasta ayer todavía estaba esperando descubrir la respuesta a esta pregunta. Ahora yo sé. Y es una sorpresa total.

Recientemente una amiga, una tejedora maya, se casó. Ella me ha regalado textiles tradicionales a lo largo de los años, entonces yo pensé que sería bueno para dar uno a ella de mi cultura.

Mi telar con Lee’s Surrender, 2018.

En el proceso de tejer un tejido con el diseño famoso que se llama Lee’s Surrender (La Rendición de Lee, un general del ejército en la Guerra Civil), pensaba más y más sobre los textiles y diseños viejos de mi país natal. También pensé sobre los libros que tengo con la historia y muchos de los diseños de nuestros antepasados. Pensé, en fin, de tradición, y de repente tenía ganas de tejerlos, uno por uno, poco a poco, trabajando con libros escritos en 1928, 1944, etc. He tejido muchos de estos antes, pero con otra mente. Ahora estoy pensando en las tradiciones de mi mundo, que en realidad nunca llamó mi atención mucho antes. Y me di cuenta que esta es la influencia que las tejedoras y los tejidos de Guatemala han tenido en mi – darme una sensación de mis propias tradiciones. No son de mi familia de sangre, pero son de mi cultura y mi familia de tejedoras. Y ahora voy a abrazarlas.

Libros de textiles tradicionales de Norte America.
Advertisements

Lee’s Surrender – and Mine

You know how you can ask God or the Universe for help, but sometimes it comes in a form so unexpected that you don’t recognize it? This has just happened to me. It’s part of a much longer story, but because blogs should be short, I’m going to share just one chapter, and that briefly.

In the last few weeks, as I do constantly, I have read various books, blogs, and articles about cultural traditions, especially in the world of textiles.

Thrums Books honors and celebrates traditional cultures and artisans from all over the world.

I’ve read again and again about how mothers taught their daughters, fathers taught their sons, in Guatemala just like among the Navajo, in countries of the Americas, Asia, Africa, Oceania, in fact in the whole world. The same thing happened in the United States and Canada, but 200 years ago, not now.

Here now I want to talk about my own life as a weaver, and tradition.

My mother, Louise Green, and her loom, early 1970s. (Photo taken by my sister, Dianne Boons.)

My mother was a weaver, but she did not teach me. She discovered looms only after I had left home, was far away studying in college. In the end, yes, it is my mother who was responsible for my being a weaver, but she was never my teacher, and for sure weaving was not part of my personal tradition. What’s more, I grew up 1000 miles from my grandparents, aunts and uncles, cousins, all of my extended family, so family traditions were not part of my life either. The truth is that except for Thanksgiving, I never had much sense of tradition and what it means in the life of someone.

Inspiration is another thing. New ideas, different perspectives, those were the bread of our daily life. So I am always listening when an artist or artisan says they take their inspiration from the art of other cultures. That’s great.

Weaver using a backstrap loom, San Gaspar, Chajul, Quiché, 2014.

So here I am, living in one of the most important and beautiful textile cultures in the world, totally steeped in tradition, and at any moment someone is going to ask me how the textiles, the colors and designs and beauty of Guatemala, have affected my work, my weaving. I have been here 18 years, and until yesterday I was still awaiting the answer to that question. Now I know. And it is a total surprise!

Recently a friend, a Mayan weaver, got married. She has given and sold to me many traditional textiles over the 17 years I have known her, so I thought it would be good to give her something from my weaving culture.

My loom with Lee’s Surrender, 2018.

In the process of weaving the famous overshot pattern Lee’s Surrender (named for that event of the Civil War), I thought more and more about the old designs and textiles of my native land. I also thought about the books I have that tell of the history of North American weaving, and offer many of the patterns of our ancestors. I thought, finally, of tradition, and suddenly I had the urge to weave from those books, one by one, little by little, learning from Mary Atwater’s 1928/1951 Shuttlecraft Book of American Handweaving, Marguerite Davisons’ 1944/1950 A Handweaver’s Pattern Book, and Harold and Dorothy Burnham’s relatively new 1972 Keep Me Warm One Night. I’ve woven many of those patterns before, but in a different frame of mind. Now I am thinking of the traditions of my world, my culture, which to tell the truth never held my attention before. And I realized that this is the influence that the weavers and textiles of Guatemala have had on me – to give me a sensation of my own traditions. They are not my blood family, but they are from my culture and my weaving family. And now I am going to embrace them.

Books full of traditional patterns from North America. (And there are more.)

Buscando Terreno en Común

Pinturas de UNCHR Arte de Refugios, tomado en el aeropuerto de Panama Dic. 2017

Yo estoy mejor hablando de textiles tradicionales que la política internacional, pero aun los textiles son controversiales ahora, entonces no hay escape para mí. He estado evitando las noticias para más que un año, pero el horror de la separación de familias en la frontera entre EEUU y México me ha sacudida de mi auto-impuesto estado de ausencia. Entre más edad  tengo, más firmemente creo que la conversación civil y respetuosa es nuestra única esperanza. Se empieza con escuchar el otro y lo que quiere decir, y más, aprender porque ellos creen lo que creen. Para mí, dejar el concepto de “otro” es un gran primer paso, porque la verdad es que todo de eso es muy complicado, más como un cristal con muchas facetas que un tema con dos puntos de vista. Eso dicho, lo que sigue es lo que he oído acá en Guatemala, una verdadera mezcla de sentimientos y opiniones. Mi meta ahora es compartirles las ideas y perspectivas de varias personas, y después unas estadísticas. Mi meta personal es entender las cosas sobre las que estamos de acuerdo, y mover adelante.

Trump está haciendo bien. La falla es de los padres, que nunca deberían llevar sus niños al norte en el primer lugar.

Todos los países tienen el derecho para defender sus fronteras como quieren. Pero separar niños de padres no sirve de nada para esta defensa, y es inhumano e inaceptable.

Yo hablo con gente y les aviso sobre el peligro y rogo que ellas no se van, pero todavía salen. Es muy desalentador.

 

Todo de eso empezó con Obama, cuando él dijo que los niños tenían una oportunidad de recibir papeles. Les dio la idea a los padres que había esperanza de un futuro mejor y más seguro para sus hijos en los Estados Unidos.

Todos conocen alguien que ha ido a EEUU y hecho bien, entonces es fácil mantener la idea. Va al norte, ganar dinero rápido, regresa a la casa para estar con su familia y su propia cultura otra vez. O, trabajar duro, construir una vida, y traer su familia al norte para trabajar y vivir bien también.

Los coyotes (traficantes) cobran por lo menos $3,000 para llevar alguien al norte, normalmente más. No son los más pobres que van, ellos no pueden pagar la cuota de un coyote.

Sí, yo sé es ilegal para mí a trabajar allá, pero puedo ir legalmente con la visa turística que tengo, trabajar cinco meses, y regresar con suficiente dinero para solidificar mi negocio pequeño. Quiero vivir acá, en mi aldea, pero necesito un poco de capital para empezar. Esto vale la pena el riesgo de estar capturado.

No Seas un Número Más!
En los últimos 6 meses han habido:
235 Muertes
32,400 Deportaciones
223,869 Aprehensiones en la Frontera
70% Asaltos Sexuales a Mujeres y Niñas
No Viajes Ilegal al Norte

Las maras amenazaron mi hijo mayor y violó en grupo mi hija, entonces ellos su fueron al norte para estar seguros. Mi hija regresó y le asesinaron, y mi hijo menor ahora recibe amenazas de las mismas maras. Yo no quiero que mi hijo mayor regrese. Sería asesinado.

La prensa usa la palabra entrada irregular a EEUU, no ilegal. Porque cruzar la frontera para buscar trabajo no es igual a asesinar alguien o robar de una persona, entrada irregular no está vista como un crimen, es más como un delito. (En EEUU es ilegal, y un crimen.) Es una diferencia de vocabulario de inglés y español que hace una confusión enorme, una diferencia de opinión total sobre lo que está pasando.

Población de Guatemala: 17,245,346. El país es poco más pequeño que el estado de Ohio. 56% de la población tiene menos que 25 años, y un bebé más nace cada minuto. La cifra de desempleo para jóvenes es 5.8%. En 2012 la cifra de homicidios de jóvenes era 22 por 100,000; (en EEUU el número es 4). 68% de todos los niños viven en pobreza; 85% de los niños indígenas viven en pobreza.

Finding Middle Ground

Paintings from the UNCHR Refugee Art Show taken in the Panama Airport Dec. 2017

I’m better at talking about traditional textiles than international political issues, but even textiles have become political of late, so there is no escape for me. I’ve been on a news fast for more than a year, but the horror of the separation of families at the border has catapulted me out of my self-induced stupor. The older I get, the more I believe that civil discourse is our only hope. It starts with listening to the other side and what they have to say, and more, why they believe what they do. For me, letting go of the concept of “the other side” is a big first step, because in fact all this stuff is so incredibly complicated that it’s more like a many-faceted crystal than a two-sided issue. That said, what follows is what I have heard here in Guatemala, a real mix of feelings and beliefs. These are not my words, but those of Guatemalans I know. My goal right now is to share people’s ideas and perspectives with you, and then a few statistics. My personal ongoing goal is to figure out what we agree on, and move forward from there. Please, US government and people, take that as your goal too.

Trump is right. The fault here lies with the parents, who never should have taken their kids up there in the first place.

 

Every country has a right to defend its borders in the way it sees fit. But separating children from parents serves no purpose toward defending a border and is inhumane and unacceptable.

I talk with people and tell them the dangers of going, urge them to not go. But they do anyway. It’s discouraging.

 

This all began with Obama giving children a chance at getting legal papers. That gave parents the idea that there was hope for a safer and better future for their children in the US.

Everyone knows someone who has gone to the US and done well, so it is easy to hang onto that idea. Go north, make some quick money, then come home to be with family and one’s own culture again. Or, work hard, build a life, and then bring your family north.

The coyotes (human traffickers) charge at least $3,000 to take someone north, usually far more. It’s not the poorest people who are going up, the poorest cannot afford the cost of the trip.

Yes, I know it is illegal for me to work there, but I can go in legally on my tourist visa, work five months, then come home with enough money to expand my business so it is viable. I want to live here, but I need some startup capital. It is worth the risk of getting caught.

Bus in Guatemala City:
Don’t be another number:
In the last six months there have been:
235 Deaths
32,400 Deportations
223,869 Caught at the Border
70% of women and girls sexually assaulted
Don’t travel illegally to the North.

The gangs threatened my older son and gang raped my daughter, so they went north to be safe. My daughter came back and was murdered, and my younger son is now also being threatened by the gangs. I don’t want my older son to come back. He would be killed.

The newspaper calls it “irregular entry” into the United States, not illegal. Because crossing the border to find work cannot be seen in the same light as murder or stealing from someone, irregular entry is not considered a crime, more like a misdemeanor. It’s a vocabulary difference between English and Spanish that makes for a monumental difference in opinion as to what is going on.

 

Population of Guatemala: 17,245,346. The country is a little smaller than Ohio. 56% of the population is under 25 years old, and another baby is born every minute. The official unemployment rate for youth is 5.8% but that figure is for the formal sector only; 70% of jobs in the country are in the informal sector, for which no real data exists. In 2012 the homicide rate for youth 0 – 19 was 22 per 100,000; (in the US that number is 4). 68% of all children live below the poverty line: 85% of indigenous children live below the poverty line.

 

 

Tinkuy y Más – Lo que Vi en Cuzco

There are both English and Spanish versions of this blog. If this is not the language you want, look for the other one.   Hay versiones en los dos idiomas, inglés y español. Si esta no es lo que quiere, busca el otro.

Ir a Perú para asistir un encuentro de más que 750 tejedoras de 16 países, no podría faltar a ver todo desde una perspectiva de vivir en Guatemala, con nuestra media-millón de tejedoras. Por supuesto, había sorpresas, cosas interesantes que no aparecen en guías turísticas. Y la razón para ir.

La Plaza de las Armas, en Guate se llama Parque Central, y en México el Zócalo.

Primero fue la mezcla de las poblaciones. En Guatemala, mujeres mayas en traje tradicional aparecen en todos lados, en sus propias aldeas y pueblos, por supuesto, pero también en todos los otros, incluyendo la capital. En Cuzco, excepto en la conferencia, no vi ni una persona, hombre o mujer, en traje.

Se notaría alguien en ropa como esa.

Este no es 100% verdad. Mi último día allá vi tres mujeres en traje cargando chivos pequeños, ofreciendo la oportunidad de tomar su foto para S1 (equivalente a 30 centavos de dólar o Q. 2.26). Además de estas tres este día, no vi a nadie más. Yo sé que los artesanos usan su traje en sus comunidades, entonces no sé si no visitan la ciudad o si cambia su ropa cuando viene. Hay discriminación, me dijeron, pero mucho menos que en el pasado. Y el vocabulario es diferente. En Guatemala hay maya y ladino, (y Garifuna y Xinca), y los maya puede distinguir por su grupo lingüístico – K’iche’, Kaqchikel, Q’eqchi’, Achi, Mam, etc. En Perú hay Quechuas y _______, que puede llamar Criollo o Mestizo, pero más que todo dicen que son del campo o de la ciudad, no por identidad de raza. Por lo menos, es lo que me dijo varias personas a quien pregunté.

Sus sombreros blancos son hechos de mostacillas.

En Guatemala, hay pocas comunidades donde los hombres todavía usan traje. En Cuzco, en cada comunidad representada en la conferencia los hombres también están vestidos tan fabulosos como las mujeres.

 

 

Hay un hombre abajo de este sombrero. Y otro sombrero/gorra.

 

La conferencia tenia traducción simultánea en inglés, español, y quechua. Él quitó su sombrero para usar los audífonos.

 

 

Eran los sombreros que llamaron mi atención, por la variedad. Voy a insertar unas fotos, pero sabe que eran muchas más. (Espero que pueda hacerlas más grandes para ver detalles.)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comida:  carne normal incluye cuyo y alpaca, puede comprar caldo de cabeza con la cabeza de una oveja entera (sin lana, pero con dientes – puede google caldo de cabeza Perú si quiere verlo), ninguna tortilla como nosotros las conocemos, pero un omelet que ellos llaman una tortilla,

Flor de Jamaica, flores secadas y endulzadas

una bebida morada deliciosa de maíz que se llama chicha morada (la que no tiene ningún sabor de maíz), papas en todo siempre (es su comida básica, como maíz en Guate, y hay muchas variedades),

El Mercado me encanta, y esto en Cuzco me entretenía por horas.

y por supuesto quinoa, un grano lleno de vitaminas que probablemente podría salvar a todos nosotros.

El 2 de noviembre es Día de los Santos para niños. Se hornean figuras cerámicas que les gustan a los niños entre pan, y los dejan sobre las tumbas de los niños difuntos. (Los tienen disponible todo el mes para la gente que viven lejos y vienen más tarde.)

 

Queso. Afortunadamente, la aduana en Guatemala me dejó traerlo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Montañas. Es difícil imaginar cómo alguien ha sobrevivido en estos para miles de años. Para mí, el vuelo de Lima a Cuzco vale el precio del viaje, para todo lo que puedo ver por la ventana. 

 

 

 

Yo puse más fotos en facebook, en caso que quiere ver con quien yo fui y lo que ellas hicieron. (Gilberta, Amalia, y Carmen) Vi amigas buenas de varios países, y tejidos que me deslumbraron.

Puntaditas pequeñisimas. Muchas de ellas.

Este tejido viene desde Afganistán, de Tesoros de Kandahar, sobre que puede leer en uno de los libros nuevos de Thrums Books, Bordando Adentro Limites.

 

Thrums Books ha publicado varios libros escrito por Nilda Callañaupa Alvarez, la fundadora y líder de CTTC. Tenía su gran presentación del libro nuevo, Secretos de Hilar, Tejer con telar, y Tejer con agujas en el Altiplano de Perú durante Tinkuy. Aunque estoy una autora y amiga de Thrums, siento totalmente objetiva en decir que leer los libros de ellas ha abierto mi mente en maneras que nunca anticipé. Para ver la lista de libros podría decir, “O, más libros de textiles, lugares diferentes, diseños diferentes, pero historias iguales.” Y estaría muy equivocada. Cada uno es tan diferente en su vista, su manera de contar historias, y habla de muchas cosas más que los textiles. Yo me siento mucho más educada sobre el mundo por leerlos. En caso que no es tan obvio, este es una recomendación. Y unas gracias tremendas, para Linda Ligon, quien ha apoyado la comunidad de tejedoras para medio siglo, y Nilda, quien ha creado algo en Cuzco que traiga gobernantes a su puerta en admiración. Gracias, a las dos.

Tinkuy and More – What I saw in Cusco

Hay versiones en los dos idiomas, inglés y español. Si esta no es lo que quiere, busca el otro. There are both English and Spanish versions of this blog. If this is not the language you want, look for the other one.

Going to a large (more than 750 people) gathering of weavers from 16 countries, I could not help but see my surroundings relative to being in Guatemala and our half-million weavers here. Of course, there were surprises, interesting things that are probably not mentioned in guide books. And the reason to go.

Plaza de las Armas, Peruvian for Parque Central, or in Mexico called the Zocalo.

First was the mixing of populations. In Guatemala, Mayan women wear traditional clothing (traje) and are seen everywhere, in their own villages and towns, of course, but everywhere else too, including Guatemala City. In Cusco, except for the conference, I saw not one person, man or woman, in traditional dress.

You would notice someone walking around in clothing like this.

That is not 100% true. My last day there I saw three women carrying baby lambs and wearing traditional dress, offering to have their pictures taken for S 1 (one sol), about USD .30 (30 cents US). Other than those few that one day, no one. I know the artisans are using their traditional clothing in their own communities, so don’t know if they just don’t come to the city or if they change their clothes to do so. There is still discrimination, I was told, but far less than in the past.

In Guatemala, there are few communities where men still wear traditional dress. In Cusco, in every Peruvian community represented at the conference the men were dressed as spectacularly as the women.

Their white hats are beaded.

 

 

 

 

 

 

There is a man under this hat. And another hat.
The conference had simultaneous translation in English, Spanish, and Quechua. He took off his outer hat to be able to use the headphones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

It was the hats that really got to me, for sheer variety. I’ll insert some pictures. There were LOTS more. (I hope you can blow these up to see details.)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Food: standard meats include guinea pig and alpaca, you can easily buy soup with a sheep’s head in it (no fleece, but yes teeth – google caldo de cabeza Peru if you really want to see it), no tortillas as we know them but an omelette they call a tortilla, a delicious corn drink that is purple and sweet called chicha morada (and has no corn taste at all), potatoes in everything always (that is their staple, and there are many kinds), and of course quinoa, a vitamin-packed grain that could probably save all of us.

I love markets, and this one kept me entertained for hours.
Flor de Jamaica, dried and sweetened flowers
Nov. 2 is All Saints Day for children. They bake ceramic figures that children would like into bread, then leave them on the gravesites of their deceased children. (They have them available all month, for those who live far away and can only come later.)

 

 

 

 

 

 

 

 

Cheese. Happily, the guy at Guatemalan customs let me bring it in.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mountains. It is hard to imagine how anyone has survived living in/on them for thousands of years. For my money, just the flight from Lima to Cusco is worth the price of the trip, for what you can see out the window. 

 

 

 

 

I put more pictures on facebook, for those who I traveled with and what they were doing. (Gilberta, Amalia, and Carmen of the previous passport-getting post.) I saw good friends from several countries, and textiles that dazzled. From Afghanistan, Kandahar Treasures, that you can read about in one of Thrums newest books, Embroidering Within Boundaries:

Tiny stitches. Lots of them.

 

 

 

 

 

Two of the many sponsors of Tinkuy 2017, hosted by the Center for Traditional Textiles of Cusco.

Thrums Books has published a number of books by Nilda Callañaupa Alvarez, the founder and leader of CTTC, and had the grand presentation of their latest, Secrets of Spinning, Weaving, and Knitting in the Peruvian Highlands, at Tinkuy. Even though I am a dedicated Thrums author (and friend), I feel totally objective in telling you that reading their books has opened my mind in ways I would never have anticipated. Looking at the list I could say “Oh, a bunch of textile books about different places, lots of repeats with different designs.” And I would be way wrong. Each one is so different in its approach, has such a different story to tell, talks about so many things besides just the textiles themselves, that I feel vastly more educated about the world for having read them. In case you can’t tell, this is a recommendation. And a thank you, to Linda Ligon, who has stood alongside and supported the weaving community for half a century!, as well as Nilda, who has created something in Cusco that brings government officials flocking to her door in admiration. Thank you, both.

Es Toda La Moda

Esta es mi amiga Amalia, mostrando su cartera nueva que recibió como regalo de un grupo de amigas, mujeres mayas. La encanta la bolsa.

Cuándo le pregunté a Amalia si a ella o sus amigas les ofendía que la bolsa está hecha por un huipil usado, ella me dijo no, para nada. Le pregunté si importaría si fue hecho con un huipil de su propia aldea, y me dijo no otra vez. Añadió que parte de la razón por la que sus amigas le dieron este regalo en particular es que pensaban que ellas podrían usar la idea también, con sus propios tejidos. Lo que ellas ven es una bolsa hermosa y una oportunidad. Nadie les ha dicho aun que deberían estar enojadas.

Los textiles de Guatemala, de telar de cintura y telar de pie, están muy de moda ahora. Las diseñadoras han adoptado tejidos mayas para usarlos en todos tipos de ropa y accesorios, de vestidos formales a sandalias, de bolsas a tapicería. Es muy emocionante (o un medio de explotación), tiene potencial económico tremendo (para algunas, pero no necesariamente las artistas no incluidas), y está creando un explosión de controversia actualizando diariamente en los medios sociales y las cámaras del gobierno.

El escenario principal que enfurece a muchos empieza con las “compradoras” quienes van de puerta-a-puerta en áreas rurales pobres, comprando huipiles viejos de mujeres desesperadas por necesidad de dinero por cantidades tan bajas como $3 – $5. Cuándo un huipil está comprado en esta manera, se va a un costal con muchos otros comprados en una manera igual. Luego están vendidos por peso o docena a personas que los cortan y los usan para hacer bolsas o zapatos u otros productos que venden por precios altos. Afrenta #1 – pagando a una mujer casi nada para un huipil que tiene valor, económico y/o cultural. Afrenta #2 – cortando un huipil, una pieza sagrada en los ojos de muchas. Afrenta #3 – usándolo para hacer algo tan bajo como zapatos o botas. Afrenta #4 – ganando mucho dinero cuando la tejedora original no lo hizo. Esto es aún más ofensivo si la persona ganando bien no es maya. Cada persona con quien he hablado tiene una reacción individual a cada “afrenta”, furiosa por unas e indiferente por otras. Cuáles están bien y cuáles no varía con cada persona.

Just one of many styles of boots and shoes now available.

 

 

 

 

 

 

Para ver más, google “zapatos con tejidos guatemaltecos” y “tejidos guatemaltecos en fashion”

Si los que hacen los productos, sea empresas grandes o pequeñas, contrataran la elaboración de tela nueva, dando más trabajo a las tejedoras y una porción del pie más grande, muchos de las afrentas contra la sensibilidad se evaporarían. Pero otra vez, depende con quien está hablando. Algunas dicen que para usar cualquier tela guatemalteca hecha a mano para hacer zapatos es terrible. Para otras está bien si la tela estaba tejida con este destino desde el principio. Va a subir el costo de producción, entonces la pregunta de siempre: ¿el precio final es factible?

Además de aquellos buscando el mercado de alto precio, existe el mercado verde masivo para cosas “recicladas” o “re-dirigidas”. Cualquier cosa hecha con un huipil viejo cuadra con esta idea, ¿sí? ¿Qué pasa cuando este termino está usado para esconder o confundir la práctica de comprar huipiles por centavos de mujeres tan desesperadas por dinero que venden ropa que de verdad no quieren vender? ¿Cómo se llama esto?

Yo compré este huipil, talla de niña, hace muchos años porque me gustó el diseño y pensé que las orillas azules eran muy curiosas. (Están tejidas como todo, no adjunto después.) Para mí, el hecho que el cuello está roto no importa. ¿Cuánto debería estar el precio de este huipil? ¿Importa quién lo compra?

Hay piezas compradas por precios más razonables en situaciones no desesperadas, de gente que quieren vender su “ropa vieja”. Muchas de ellas. Y ahora muchas piezas están hechas con tela nueva, tejida particularmente para este mercado y uso. Pero como consumidor final, no hay ninguna manera que usted puede saber cuál es cuál. Tal vez puede determinar si una tela es nueva, y algunas son obviamente viejas. Pero si puede recibir una respuesta de verdad o no, es bueno preguntar de donde viene la tela para el producto. Es bueno que los vendedores de estas piezas sepan que importa a alguien, que alguien está poniendo atención. Y a veces las respuestas son buenas.

Estas direcciones son de una mezcla de empresas y artículos de la Prensa, para darle una idea pequeña de lo que existe ahora.

www.yabalhandicrafts.com (Su newsletter más recién está titulada “No es solamente sobre la moda”.) sólo en inglés

www.mariasbag.com (una de las empresas más controversial, y más exitosa) English y español

https://issuu.com/aurorachaj/docs/q__ventana-_dossier0_hd (este es espectacular)

www.nenaandco.com/pages/sustainable-vs-vintage sólo inglés

http://www.prensalibre.com/economia/voz-comercial/descubre-los-colores-de-nicteel

http://www.prensalibre.com/vida/escenario/la-guatemalteca-isabella-springmuhl-sorprende-en-mexico-con-sus-diseos-y-una-pasarela-inclusiva

http://www.prensalibre.com/guatemala/solola/presentan-diseos-con-telas-tipicas

google search para muchas fotos (la dirección completa no cabe en este espacio)

Un aspecto interesante del grupo de diseñadoras es que muchas de ellas son guatemaltecas con un sentido muy fuerte de celebrar los textiles y la cultura maya. Ellas aman su país, y sus websites están llenas de su historia, arte, diseño, simbolismo, y otros aspectos de la cultura, diseñadas para educar a cualquier persona que las lee. Pero otra vez, la perspectiva es todo. En la lucha contra la Apropiación Cultural, que es como unos ven esta, este tipo de publicidad es considerado una máscara para esconder el motivo actual, el cual es aprovecharse de mujeres que no saben. Tal vez parece como una batalla económica, pero su raíz es racista, dicen. Para los que quieren promover los tejidos mayas, mostrar al mundo su belleza y expandir el mercado, esto es parte del proceso de educación, alcanzando el mundo.

¿Hay un correcto y un equivocado acá? ¿Hay tipos buenos y tipos malos? Probablemente la respuesta es sí, a las cuatro preguntas. Desde mi punto de vista, la necesidad ahora es que aprendamos a hablar con – no a – cada uno, para escuchar en serio el punto de vista del otro. Yo creo que algo bueno puede surgir de todo de esto, pero va a requerir una voluntad que ahora parece muy elusiva.